a) Origen y Fundadores

 

PERFIL DE LA CONFEDERACIÓN DE TRABAJADORES Y CAMPESINOS.

 

Dentro de un marco histórico, podemos decir que a principios de 1976, las fuerzas vivas que militaban en la Confederación de Obreros y Campesinos del Estado de México, C.O.C.E.M., empiezan a hacer patente su inconformidad con el autoritarismo que prevalecía en la toma de decisiones por parte de los dirigente de la Organización.

Convertido en Secretario General de la COCEM, el entonces Diputado Jesús Moreno Jiménez, a su vez, ya manifestaba abiertamente cierto celo por el desarrollo sindical que el Lic. Abel Domínguez Rivero iba logrando dentro de la Federación de Trabajadores de Atizapán de Zaragoza (FTAZ), y situaciones que hacían evidente el repudio por los grupos de trabajadores al trato déspota del dirigente, como el caso de los trabajadores de la Fundidora de Aceros Tepeyac, que llegaron a manifestarle su rechazo en plena Asamblea General, en contraste con el innegable carisma de Don Leonel Domínguez Rivero, quien tuvo que intervenir para conciliar con el grupo de trabajadores, lo que fue aceptado por los propios trabajadores pero a condición de que se convirtiera en su Asesor Sindical.

Para abril del mismo año, la situación había llegado al grado de que el nuevo Comité Ejecutivo de la C.O.C.E.M., después de diez años de no haber realizado elecciones, se había integrado no por decisión de las bases trabajadoras, sino simplemente por auto designación, y sin tomar en cuenta a quienes tenían la representatividad de los grupos.

Fundada la COCEM en Julio de 1944, y registrada en Septiembre de 1944 por el entonces Departamento de Trabajo del Estado de México, bajo el Gobierno del Lic. Isidro Fabela, por el Profesor Manuel Martínez Orta y seguidores entre los que destacaba el nombre de Luis Berroeta, Secretario del Interior de la COCEM y Secretario General de la Federación de Trabajadores de Tlalnepantla, quien fue destituido y expulsado del Comité Ejecutivo en 1969, bajo la acusación de haber violado los Estatutos, al haber “vendido” el Contrato Colectivo de Trabajo de la Empresa General Eléctric, al actualmente fallecido Ex-Secretario General de la CTM, Leonardo Rodríguez Alcaine.

Esa destitución, fue el mecanismo que en esa época permitió a Jesús Moreno Jiménez ascender ala Secretaría Generalde la Federación de Trabajadores de Tlalnepantla de la COCEM, para sustituir al hombre que lo extrajo dela “CartoneraNacional” para convertirlo en 1954, en Presidente Municipal Interino de Tlalnepantla, su tierra natal, y su hombre de confianza en la Federación a su cargo.

Intentando repetir la historia, y bajo el argumento de que la Organización tenía “muchos problemas” respecto de los contratos que administraban los hermanos Leonel y Abel Domínguez, por estar “presionando mucho a las Empresas”, orquestó un 23 de abril de 1976 un simulacro de expulsión con la anuencia del recién posesionado Gobernador del Estado de México, Jorge Jiménez Cantú, con el apoyo de sus “cercanos”, gente como José Luis Berroeta (hijo), Adolfo Castillo y Rosendo Franco, y una singular dosis de perfidia por cuenta de Mario Nava Miranda; aunque todo ello, sin contar con una Toma de Nota que avalara legalmente siquiera su carácter de Secretario General, mucho menos la legalidad de la supuesta expulsión.

Es en estas circunstancias, que en mayo de 1976, surge un grupo de sindicalistas, que encabezados por los hermanos Abel y Leonel Domínguez Rivero, se lanzan a la lucha por la creación de un sindicalismo que se ajustara a las condiciones históricas de crisis que a partir de unos años antes enfrentara el país, y surge así a la vida sindical la idea y la práctica del SINDICALISMO NUEVO.

EL SINDICALISMO NUEVO en su origen, parte de la idea del obrero, no como un instrumento asociado exclusivamente a una estructura de producción, puesto que el desempeñar un determinado trabajo sólo es una parte de sus existencia, sino que concibe al obrero como un ser humano por tanto como un ente social, que tiene familia, que vive en una comunidad y cuya realización no se funda únicamente en "vivir para trabajar", sino en "trabajar para vivir", pero para vivir dignamente; y en consecuencia, el SINDICALISMO NUEVO entiende que avocarse solamente a los aspectos laborales dentro de los centros de trabajo, da como resultado un sindicalismo trunco, incompleto, e incapaz de captar las verdaderas inquietudes y necesidades del trabajador, ya que generalmente, éstas nacen en el seno de su familia o dentro de la comunidad en la que vive; por lo que una buena parte de la actividad sindical se encuentra dirigida a la familia del trabajador, a la comunidad del trabajador, al abasto familiar, y de manera especial hacía los hijos de los trabajadores.

Sin embargo, la concretización de estas ideas no es espontánea, sólo puede darse mediante el trabajo de líderes alimentados por esta filosofía, por lo que el SINDICALISMO NUEVO tiene como fundamento la conciencia de sus dirigentes de que el líder sindical, debe retomar las obligaciones que el sindicalismo tradicional ha desvirtuado, y dedicarse a cumplir con la función social para la que los sindicatos han sido creados.

Este SINDICALISMO NUEVO, constituye la raíz de una nueva central obrera, y así, un 18 de septiembre de 1976 se celebra en Naucalpan de Juárez, en el Estado de México, el Congreso Constituyente de la Federación de Trabajadores del Valle de México (actualmente Federación de Trabajadores Sindicalismo Nuevo), que constituye la primer agrupación obrera con registro legal nacida dentro del movimiento del SINDICALISMO NUEVO.  De esta manera, la Federación de Trabajadores del Valle de México se convierte en pionera del SINDICALISMO NUEVO, formando parte de las organizaciones fundadoras con que se constituyó posteriormente la Confederación de Trabajadores y Campesinos.

Efectivamente, mediante acuerdo de fecha 20 de abril de 1977, la Secretaría del Trabajo y Previsión Social otorga con el número 4665, el registro legal a la Federación de Trabajadores del Valle de México, integrada por las siguientes agrupaciones: Sindicato Industrial de Trabajadores del Plástico, Productos Químicos, Petroquímica, Laboratorios Farmacéuticos y Similares del Estado de México; Sindicato Revolucionaria de Trabajadores y Empleados de Comercios en el Estado de México; y el Sindicato de Trabajadores de la Industria de la Manufactura de Productos Metálicos del Estado de México; así como el registro del primer Comité Ejecutivo de la Federación

Un año más tarde, el 18 de abril de 1978, nace a la vida sindical Nacional la CONFEDERACION DE TRABAJADORES Y CAMPESINOS, como la Confederación más joven con Registro, pero con un compromiso Sindical, Político y Social, consolidado al servicio de los trabajadores, y en términos generales, al Servicio de la Patria.

Ambos registros, señalan el inicio de un movimiento sindical cuya naciente historia, ha marcado huella a lo largo del territorio nacional, y en la gran mayoría de las entidades federativas, existen Federaciones, agrupaciones obreras filiales a esta Organización Nacional; siendo los más recientes hechos significativos, el 17 de junio de 1993, la celebración del Congreso Constituyente de la Federación del Estado de Colima; el 5 de Diciembre del mismo año, el Congreso Constituyente del Estado de Guanajuato, y finalmente el Congreso Constituyente de la Federación de Trabajadores y Campesinos Guerrerenses, celebrado el 20 de diciembre de 1997.

La CONFEDERACION DE TRABAJADORES Y CAMPESINOS, acorde con la filosofía que le dio origen, enarbola el concepto de SINDICALISMO NUEVO, en el que descansan sus programas sociales, tales como: "Tiendas Sindicalismo Nuevo", "Turismo Social Infantil"; "Sistema de Transporte C.T.C."; sin descuidar, por supuesto, la capacitación para dirigentes obreros; la vinculación con instituciones educativas y de capacitación, especialmente las universitarias; y la participación a nivel de Organización en actividades nacionalmente reconocidas, tales como las de rescate, recaudación de fondos y reconstrucción que siguieron a los sismos ocurridos en la Ciudad de México en septiembre de 1985, así como una activa militancia política; independientemente de los logros obtenidos contractualmente en favor de los trabajadores afiliados a la Federación, en las que la "Despensa Sindicalismo Nuevo", no obstante los ajustes que las nuevas condiciones económicas le han impuesto, ha sido una de sus más significativas conquistas.

En mérito de las actividades antes señaladas, debemos mencionar algunas efemérides de relevancia para la Organización. Así tenemos por ejemplo:

 

    a) El Primero de Mayo de 1977, se llevó a cabo el primer desfile obrero organizado por el SINDICALISMO NUEVO, evento llevado a cabo en Tlalnepantla, Estado de México, con una asistencia aproximada de cuarenta y cinco mil trabajadores, el cual trajo como consecuencia, el reconocimiento por parte de las Autoridades Estatales, de la representatividad numérica de la Organización.

Este reconocimiento sin duda alguna, se vio reflejado en octubre de 977, cuando a instancias y en presencia del entonces Gobernador del Estado de México, Dr. Jorge Jiménez Cantú, se firma un pacto entre el C. Leonel Domínguez Rivero y el C. Jesús Moreno Jiménez, reconociéndose ambos "...la existencia de todos y cada uno de los Sindicatos afiliados a sus organizaciones obreras..." e igualmente,"...se obligan a reconocer y respetar la administración de los contratos colectivos de trabajo...".

 

    b) En mayo de 1978, durante los días 25 y 27, imparte en Ixtapan de la Sal, Estado de México, el "Primer Seminario de Capacitación para Dirigentes Obreros", organizado por la F.T.V.M. a nombre de la Confederación de Trabajadores y Campesinos, y por la Academia Mexicana del Derecho de Trabajo; con la valiosa intervención y asesoría de los destacados juristas y maestros: Lic. Guillermo Hori Robaina, Lic. Francisco Gómez Jara, Lic. Arturo Herrera C., Lic. César Ortega, maestro Eduardo Blanquel, Dr. Francisco Paoli, Lic. Octavio Rodríguez Araujo; contando también entre otros, con la distinguida presencia del Lic. Antonio Bernal en representación del Congreso del Trabajo; del Ing. José Porrero Lichtle, Vicepresidente de CANACINTRA; del Lic. Maclovio Castorena Bringas, Director del Trabajo; y Lic. Agustín Aguilar Tovar, Presidente de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje del Estado de México.

 

    c) El 30 de septiembre de 1978, se lleva a cabo en Tlalnepantla, Estado de México, un acto masivo de Reafirmación Priísta, contando con la presencia, ante más de setenta mil trabajadores, de los dirigentes del Comité Ejecutivo Nacional del Partido Revolucionario Institucional; Lic. Carlos Sansores Pérez, Presidente; Lic. Gustavo Carbajal, Secretario General; Lic. Miguel Cobian Pérez, Oficial Mayor; Lic. Rodolfo Landeros Gallegos, Secretario de Prensa y Propaganda; Lic. Tristán Canales Najar, Subsecretario; señor Antonio Mercado G., Dip. Alfonso Funes y Senador Héctor Hugo Olivares.

 

    d) El 23 de enero de 1979, nuestra Central recibe telegrama suscrito por los C.C. Oscar Torres Pancardo, Presidente del Congreso del Trabajo, y Ramiro Ruiz Madero, Presidente de Administración y Finanzas en los siguientes términos: "CONGRESO TRABAJO REPRESENTATIVO MOVIMIENTO OBRERO ORGANIZADO CONOCIO SOLICITUD INGRESO USTEDES A ESTE ORGANISMO.  COMISION EJECUTIVO CON ANTECEDENTES EN ASAMBLEA NACIONAL.  ACORDO ACEPTAR SU SOLICITUD DE INGRESO A ESTE CONGRESO DE TRABAJO COMO MIEMBRO ACTIVO DEL MISMO E INFORMA AL PROXIMO PLENO DEL CONGRESO NACIONAL SU RESOLUCION.  FRATERNALMENTE." 

 

    e) En diciembre de 1982 el SINDICALISMO NUEVO, y especialmente la Federación de Trabajadores del Valle de México, logra una de sus más valiosas conquistas, al crear mediante convenio adicional a los contratos colectivos, la "Despensa Sindicalismo Nuevo".

    La coyuntura que permite su existencia empieza a gestarse en marzo de1982, a raíz de una recomendación de aumento a los salarios emitida por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social.  Esta recomendación, finalmente se convirtió en un Decreto de aumento salarial de un 30% en promedio, a partir del primero de noviembre de 1982; pero dicho aumento solamente beneficiaba a los salarios mínimos generales y profesionales, por lo que los salarios tabulados que no recibieron este aumento, quedaban en desventaja respecto de los salarios mínimos, al no resarcirse siquiera parcialmente de su poder adquisitivo.  La reacción de las organizaciones sindicales ante esta situación, fue una considerable cantidad de emplazamientos a huelga, demandando que el llamado "aumento de emergencia" se hiciera extensivo a los salarios tabulados; resolviéndose la mayoría de estas demandas, al sujetarse tanto empresas como sindicatos, a una segunda "recomendación" de la Secretaría del Trabajo, consistente en la entrega a los trabajadores que percibían salario tabulado, la cantidad de $50.00 diarios por los meses de noviembre y diciembre de 1982.

    Sin embargo, la dirigencia de nuestra Confederación, con gran visión del futuro, giró instrucciones a sus asesores, para que a los trabajadores afiliados a esta Central, en lugar de entregárseles $1,500.00 mensuales adicionales al salario, se les entregara una despensa con ese valor integrada con productos de consumo básico; y en tanto que la entrega de $50.00 diarios sólo era efectiva para los dos últimos meses del año de 1982; esta despensa tendría carácter permanente, y gradualmente fue conquistando una característica que la haría diferente a cualquier otra despensa existente con anterioridad como prestación, ya que la "Despensa Sindicalismo Nuevo" se ve incrementada no cada dos años en la revisión general del Contrato Colectivo, sino cada vez que los salarios son incrementados, lo cual en diferentes etapas y según las tan diversas situaciones por las que ha atravesado la vida económica de nuestro País, ha venido ocurriendo con mayor frecuencia.

 

    f) En el aspecto cultural y con enfoque primordial hacia los hijos de los trabajadores, entre 1977 y 1981 tiene lugar el desarrollo de una experiencia que ha dejado huella; la fundación de la Compañía de Teatro Infantil "Mi Sindicato", al frente de la cual se encontraba el maestro de arte dramático Patricio Salinas, con la colaboración de su esposa, la Educadora Lourdes Torres Landa.  Durante esos años, se logra la preparación de un grupo de aproximadamente quince pequeños de ambos sexos, que realizaban, como lo define el maestro Salinas, "Teatro para Niños con Niños"; y que lograron la puesta en escena de las Obras "La Pandilla" y "Hecho en México" de la autoría del propio maestro Salinas, así como una adaptación de la obra clásica infantil "Blanca Nieves y los Siete EnanosEste grupo, considerado no desde el punto de vista comercial, sino en un aspecto sociológico, constituyó un verdadero éxito, al conseguir la formación de pequeños actores disciplinados a niveles tan profesionales, que un pequeño de poco más de tres años de edad, era capaz de mantener centrada la atención en su actuación durante la hora y media que duraban las representaciones.

    Esta experiencia, sin embargo, fue más importante en el aspecto de comunicación, ya que abrió un camino para la organización entre el líder sindical y el trabajador a través de sus hijos.  Cuando al niño, dentro de las sesiones de preparación, se le permitía representar libre y espontáneamente lo que quisiera, toda la problemática familiar que el obrero ahoga con sudor y trabajo, era mostrada llanamente con la inocencia que sólo los niños pueden tener; y de esta manera, crece la convicción de que la labor social del Sindicato no puede estar restringida en la persona del trabajador, sino que debe extenderse con más energía hacía la familia del trabajador y en mayor medida, hacía sus hijos.

 

    g) A principios de 1983 se crea por nuestra Central, un organismo cuya finalidad primordial era la de darle un mayor impulso y una estructura debidamente organizada a los incipientes programas culturales y de recreación del SINDICALISMO NUEVO; que surge bajo la denominación de Centro de Estudios del Movimiento Obrero (CEMO).

    Si bien, para esas fechas ya existían algunos antecedentes de actos de cierta importancia, como los festivales anuales para la celebración del día de las madres, o el convivio infantil celebrado en Chapultepec, en la Ciudad de México, un 30 de abril de 1981, gracias al entusiasta esfuerzo de algunos compañeros como el Ing. Antonio Guerrero, Leticia Aguilar, Juan Coyotzy, y el Lic. Ismael Zárraga, entre muchos otros; se buscaba que los eventos contaran no sólo con entusiasmo y deseo de hacer bien las cosas, sino con la dirección de personas profesionales que aseguraran el éxito de los proyectos.

    Entre otras actividades de carácter formativo, recreativo y cultural realizadas por el CEMO, destacan la capacitación de promotores voluntarios de Turismo Infantil, y la edición del boletín informativo "Sindicalismo Nuevo", así como un proyecto para dar un nuevo impulso al teatro infantil.

    Dentro de alguna de las promociones del CEMO, "...asistió un grupo de trabajadores a una función de teatro en el Poliforum Cultural Siqueiros, donde se representó la obra "El Príncipe Feliz" del Auto inglés Oscar Wilde, puesta en escena por la señora Karina Duprez, notable directora y actriz".  En esos términos, una nota publicada en el boletín Sindicalismo Nuevo, nos recuerda el inicio de ese nuevo intento para impulsar el teatro infantil.

    Con anterioridad a ese hecho, ya se habían realizado las primeras gestiones para obtener la colaboración y asesoría de la señora Duprez, y se le había propuesto ya un ambicioso programa cultural, que comprendía la presentación de eventos artísticos, la creación de escuelas y talleres de teatro, música, pintura, artesanía, literatura, danza, etc.; en los que participaran los trabajadores y sus familias, especialmente los niños.  Sin embargo, fue la comunicación directa entre la actriz y los pequeños hijos de los trabajadores del Sindicalismo Nuevo, lo que influyó grandemente para que la señora Duprez aceptara nuestra invitación de colaborar con la Organización, y aportar su experiencia, en un proyecto que esperamos ver realizado en un futuro no lejano.

 

    h) Uno de los soportes fundamentales en la estructura del Sindicalismo Nuevo, ha sido indudablemente su sistema de transporte, el cual cuenta con una vida que ha seguido para a paso la vida y evolución de la propia Organización, y le ha significado una envidiable capacidad de movilización.

    Este sistema de transporte, se encuentra estrechamente vinculado a algunos de los programas más importantes de la F.T.C., como los de "Turismo Social" y "Turismo Social Infantil"; así como al de "Tiendas Sindicalismo Nuevo", al de reparto de las "Despensa Sindicalismo Nuevo" y a los de ayuda para el abasto familiar, que se viene desarrollando en la unidad Habitacional asignada por el INFONAVIT a la C.T.C., en Cuautitlán Izcalli, Estado de México.

    Dentro de estos programas, el sistema de transporte de la C.T.C. cumple la función de hacer llegar a los trabajadores y sus familias a los lugares de recreo; hacerles llegar puntual y eficazmente la despensa a su lugar de trabajo; llevar a los trabajadores desde el lugar donde se encuentra la Empresa para la que trabajan, hasta las tiendas sindicales; o bien para llevar a sus afiliados a realizar sus compras a la Central de Abastos en el Distrito Federal, desde la Unidad Habitacional de la C.T.C. en Cuautitlán Izcalli.  Asimismo, ha sido un valioso instrumento de movilización en los actos políticos y sindicales de la Organización.

    Independientemente de lo anterior, y al igual que el principio de su existencia, el sistema de transporte de la C.T.C. sigue auxiliando a los trabajadores en su traslado de los centros de trabajo, a puntos de comunicación estratégicamente determinados, especialmente para quienes laboran en lugares o en horarios que presentan dificultad para el transporte.  También complementan su función social, sirviendo de transporte funerario para los deudos de compañeros fallecidos; como auxiliar en el desarrollo de eventos deportivos para el traslado de los equipos; y aún como mudanza para evitarles altos costos a los compañeros que se ven precisados a trasladar sus pertenencias

 

    i) Cuando a la diversión que proporcionan los viajes de recreo, se les agrega finalidades u objetivos, que más allá de la simple información, coadyuvan en el proceso de culturización de los individuos, sirviendo como elemento de integración entre el entre el individuo y la sociedad en que vive; podemos decir que el turismo cumple una función social, y nos orientamos al concepto de turismo social.

    Dentro de este concepto de turismo social, a principios de 1984 la en esa época aún F.T.V.M., puso en marcha los trabajos que dieron vida a su programa de "Turismo Social Infantil".

TURISMO SOCIAL INFANTIL    En su etapa inicial, el programa cumplió con la elaboración de un cuaderno para iluminar denominado "Mi Caminito" conteniendo treinta y seis dibujos que nos presentan a los personajes "cetecito y cetecita", en un recorrido por veinte distintos lugares, que por razones de carácter geográfico o histórico, son considerados de interés turístico dentro del Estado de México; y marginalmente a los dibujos, la información cultural correspondiente, en términos los suficientemente claros para hacerlos accesibles a los niños.

    Para la ejecución del programa, se formó un cuerpo de asesoría, a cuyo frente se integró desde un principio, una profesional en turismo (Lic. Lorena Flores); un técnico en turismo (Martha Patricia Alcibia); una profesional en Psicología (Lic. Sandra Cisneros); dos profesionales en Ciencias de la Comunicación (Lic. Victor Manuel Iglesias y Ramón Hernández); y un educadora (maestra Gloria Tinoco), quienes tomando como referencia a "Mi Caminito", realizan el trabajo de organizar los recurso, programar los viajes, y fundamentalmente, capacitar al grupo de promotoras los viajes, y fundamentalmente, capacitar al grupo de promotoras voluntarias de turismo infantil, para hacer llegar a los hijos de los trabajadores el mensaje del Sindicalismo Nuevo.

    El grupo de promotoras voluntarias de Turismo Infantil, está integrado principalmente por compañeras obreras, quienes tienen a su cargo la conducción y cuidado de los niños durante los viajes.

    El programa de Turismo Social Infantil, cubre esencialmente dos aspectos: Uno de carácter cultural, en el que "Mi Caminito" sirve de complemento a través del cual, los hijos de los trabajadores aprenden la historia y viven la geografía del Estado de México.  El otro aspecto, el más trascendente, es el de la comunicación, ya que del Sindicato hacia los niños, se les transmite el inicio de cada viaje, un mensaje haciéndoles saber la función que cumplen sus padres, el Sindicato y los propios niños, dentro de la sociedad en que viven, e inculcándoles sobremanera el valor del trabajo; y de los niños hacia el Sindicato, la expresión genuina de los problemas que viven la familia obrera, expresión que se convierte en retroalimentación al espíritu de lucha del Sindicalismo Nuevo.

 

    j) En diciembre de 1985, los dirigentes del Sindicalismo Nuevo hicieron entrega al Ministro de Hacienda, Lic. Gustavo Petriccioli, de los comprobantes de aportación al llamado "Fondo de Reconstrucción, entrega en la que con el esfuerza de los trabajadores afiliados y en respuesta al llamamiento hecho por el Presidente de la República, nuestra Federación de Trabajadores del Valle de México participó con la cantidad de CUARENTA Y UN MILLONES, NOVECIENTOS OCHENTA Y SEIS MIL OCHOCIENTOS SESENTA Y SIETE PESOS 64/100. Esta aportación, sin embargo, sólo fue complementaria de la labor de auxilio prestada a los damnificados por los sismos de septiembre de 1985, para la que se organizaron cuadrillas de rescate debidamente equipadas, con recursos tanto de la Federación, como de las empresas, en las que participaron activa y directamente los propios dirigentes de la Organización, y desde luego, los trabajadores, entre los que destacaron algunos grupos que como el de SQUARE’ D DE MEXICO, S.A., por ser integrantes de las comisiones de Higiene y Seguridad Industrial, contaban con mayor capacitación y conocimientos para las labores de rescate.

 

    k) En el área de coordinación con instituciones educativas y de capacitación, se encuentra a punto de firmarse un amplio convenio de colaboración entre la Confederación de Trabajadores y Campesinos y la Facultad de Estudios Superiores "Cuautitlán", pero más concretamente en este renglón, en abril de 1986, la C.T.C. organizó conjuntamente con la Universidad Autónoma del Estado de México, un ciclo de conferencias bajo el título "Movimiento Sindical y Desarrollo Nacional", en el que se expusieron los temas: Marco Histórico del Movimiento Sindical; Marco Legal del movimiento Sindical; y, Movimiento Sindical y Productividad, con la exposición de distinguidas personalidades y catedráticos universitarios, como la Lic. Adriana Lajous, C.P. José Merino Mañón, Lic. Antonio Gómez Alcántara, Dr. Néstor de Buen Lozano, Dr. Hugo Italo Morales, Lic. Guillermo Hori Robaina, Lic. Tomás Natividad, Lic. Carlos Paredes e Ing. José Porrero Lichtle.

 

    l).- En una emotiva ceremonia que tuvo lugar el pasado 3 de octubre de 1997, en el Salón de Actos de la Federación de Trabajadores del Sindicalismo Nuevo, se concretó la firma del Convenio de Colaboración entre la Delegación del Estado de México del Instituto Mexicano del Seguro Social y la propia Federación de Trabajadores del Sindicalismo Nuevo.

    En el acto, que por cierto viene precedido de la firma de un convenio similar, suscrito el día 18 de agosto de 1997 pero a nivel Nacional, concurrieron, el Lic. Abel Domínguez Rivero, en su carácter de secretario General de la Federación de Trabajadores del Sindicalismo Nuevo FTSN, y el Lic. Delfino Garibay Ochoa, delegado el Instituto Mexicano del Seguro Social, en el Estado de México, y como testigo de honor, el Secretario general de la CTC, Sr. Leonel Domínguez Rivero, quienes suscribieron un documento, en el que se definen siete líneas de acción, orientadas a cubrir entre otros aspectos, el fomento de programas de salud, planificación familiar; orientación y seguridad en el trabajo; prevención de accidentes en la escuela, vía pública y el hogar; protección de la economía familiar; fomento de programas de recreación, deportes y cultura; y el establecimiento de centros de extensión de conocimientos; quedando abierto, para incorporar todo tipo de acciones que sean congruentes con sus fines.

    Entre las cláusulas del convenio, destaca el compromiso de ambas partes, de destinar los recursos humanos, financieros y materiales, que dentro de las posibilidades y presupuestos sean posibles y necesarios para el logro de los fines propuestos. También figura la capacitación de promotores de nuestra Organización Sindical, quienes tendrán la posibilidad de recibir capacitación y acceso a diferentes programas de desarrollo cultural, social y recreativo, con el compromiso a su vez de divulgar los conocimientos adquiridos, sin contar con la invaluable posibilidad de poder hacer uso, siempre y cuando se sujeten a los reglamentos establecidos para tal efecto, de los Campos Deportivos, Teatros, Gimnasios, Auditorios, demás instalaciones con que cuenta el Instituto.

 

    m)  La llegada del Huracán “Paulina” a las costas de Oaxaca y Guerrero, ocurrida en el mes de Octubre de 1997, dejó una enorme estela de destrucción, que aunada a la de por sí extrema pobreza en que vive la mayoría de los habitantes de las zonas afectadas, prácticamente los dejó sin sus escasas pertenencias, sin agua potable, sin alimentos, sin casa, sin instrumentos de trabajo, etc., ahogando bajo arena y lodo, los pocos instrumentos con que contaban para su supervivencia.

    En respuesta a las anteriores reflexiones, la dirigencia de nuestra Organización Sindical, planteó hacer llegar a todos y cada uno de los trabajadores afiliados, delegados, comités locales y dirigentes sindicales afiliados a la misma, la propuesta de participar en un programa de ayuda a los damnificados por el huracán, sobre bases muy concretas: 

1).- El tipo de ayuda se proporcionaría en la forma que libremente cada grupo sindical determinara: víveres, medicamentos, herramientas o instrumentos, pero cuidando que el compromiso fuera compartido en forma equitativa, y promoviendo lo necesario a fin de obtener de las Empresas, aportaciones proporcionales a la aportación de los trabajadores, y desde luego, el apoyo y facilidades para llevar a cabo el programa.

2).- La entrega de las aportaciones sería organizada en forma que fuera completamente directa hacia los damnificados, evitando la intervención de instituciones ajenas, lo que permitiría que fueran los propios trabajadores, a través de los comités locales, o de las personas que en su representación se designen, quienes participaran en la organización, distribución y entrega de las aportaciones, a sus destinatarios; quienes serían fundamentalmente, compañeros (y sus familias) integrantes de organizaciones filiales a la C.T.C., del Estado de Guerrero.

    La respuesta generosa de nuestros compañeros trabajadores, y desde luego, debemos mencionarlo, de innumerables empresas, dio como resultado, el envío en un espacio de tres meses, un total de veinte trailers, con un contenido total de casi ochenta mil despensas, además de una gran cantidad de utensilios, material de construcción, artículos de limpieza, herramientas, láminas y piezas de ropa y calzado.

    La culminación de este trabajo, tuvo lugar con la celebración del Congreso Constituyente de la Federación de Trabajadores y Campesinos Guerrerenses, el 20 de Diciembre de 1997.

    

    En momentos en que la crisis económica de nuestro País, se traduce en una crisis de valores, crisis de la educación, y desde luego en una crisis del sistema político, la represión y el deterioro de las condiciones de vida de los trabajadores, han dado lugar también al deterioro en la capacidad de acción de las instituciones de los obreros organizados; por lo que en este momento histórico, cobra una singular importancia el acto con que se conmemoró el Día del Trabajo el pasado día 1º de Mayo de 1998; en el que ante la presencia del Sr. Gobernador Constitucional del Estado de México, se llevó a cabo la toma de protesta del Primer Comité Ejecutivo del Congreso Laboral del Estado de México.

    Este nuevo organismo constituido, reúne a las más importantes Organizaciones Sindicales del Estado de México, y según el acuerdo tomado por su Congreso Constituyente celebrado el pasado día 3 de marzo del mismo año; el Primer Comité Ejecutivo designado está presidido por el Secretario de Organización de nuestra Confederación de Trabajadores y Campesinos C.T.C., Lic. ABEL DOMINGUEZ RIVERO; en un acto que sin duda, refleja el reconocimiento hacia el trabajo sindical desarrollado por nuestra Central.

    En la actualidad la Confederación de Trabajadores y Campesinos tiene de acuerdo a sus Estatutos, ámbito nacional. Cuenta con cuarenta y un Federaciones establecidas en veinticuatro Estados de la República, que agrupan poco más de doscientos cincuenta registros de Sindicatos, de carácter Federal, Nacional y Local; cubriendo las áreas industriales textil, metalúrgica, química, petroquímica, farmacéutica, automotriz, maderera, de celulosa y papel, alimenticia, embotelladora, refresquera, vitivinícola, vidriera, de autotransporte en todas sus ramas (terrestre, marítima y aérea), hotelera, gastronómica, metal mecánica, del plástico, de la construcción, de la confección de ensamble de maquinaria, de aparatos y accesorios eléctricos, óptica, litográfica y mueblera entre muchos otros; agremiando asimismo a los trabajadores y empleados del comercio y de hospitales, y a los trabajadores de las distintas actividades agropecuarias (campesinos, granjeros, vaqueros, jardineros, fruticultores, de invernaderos y de huertos).

    Aún cuando la C.T.C., agrupa en su seno Sindicatos de la Industria y Gremiales, que por su número de afiliados pudieran considerarse pequeños; el sentido de integración de nuestra Organización está presente, con un compromiso igual para todos, surgiendo así una central obrera, bien cimentada de su interior al exterior, donde haya que hacer presencia, con mucha unidad y respeto.

    Hoy por hoy, el lema del Sindicalismo Nuevo, sigue significando y representando el cambio y el avance en las conquistas de los trabajadores, acorde con los cambios de modernización que vive nuestro país, y en el aspecto laboral, busca un ambiente sano, donde el trabajador pueda desarrollar toda su capacidad productiva, dentro de un marco de legalidad, donde pueda disfrutar de todos los derechos que le concede la Ley Federal del Trabajo, los Contratos Colectivos de Trabajo, y los acuerdos laborales.

    En un mundo de crisis, no sólo económica, sino política, social, e incluso de valores, busca a través de las actividades deportivas y culturales, proporcionar a sus agremiados, opciones más sanas de ocupar sus tiempos libres, como una forma de enfrentar los graves problemas de alcoholismo y drogadicción que tanto afectan la integración familiar, que conlleva a la pérdida de los valores esenciales que son la causa de ser de la familia mexicana.

    La C.T.C. conserva de esa filosofía que le dio origen y con la que se alimenta el concepto del Sindicalismo Nuevo, la prioridad que ocupan la familia, especialmente sus jóvenes y sus mujeres, y la comunidad del trabajador.

    En C.T.C., sabemos del reto que tenemos como clase trabajadora, al afirmar que el progreso de México, sólo podrá confirmarse como una realidad, si se puede combinar con el capital o la inversión, el Nuevo Concepto de la Cultura Laboral, concepto que solo podrá entenderse, partiendo de la justa retribución en los salarios; la productividad y la calidad, serán importantes, solamente si a través de ellas, con el verdadero cumplimiento de ambas partes, y con espíritu de Justicia, es posible crear mejores condiciones de vida para los trabajadores. Esa es por hoy, la lucha del SINDICALISMO NUEVO.

 

*